Un muro fronterizo EE. UU. y México amenazaría biodiversidad, conservación binacional y extinciones

OPINIÓN y consultas a Oxford Academic, Center for Biological Diversity, Environmental Group American Rivers.

El plan del muro fronterizo del presidente Donald Trump de $ 5 mil millones de Trump podría causar grandes estragos ambientales, causando que ríos se desborden e inunden y que varias especies de animales se conviertan en ‘especies de zombis‘.

El cierre ya ha afectado a casi 800,000 empleados federales y miembros de uniones (sindicatos), provocado que la basura se acumule en parques nacionales, pero Trump ha indicado que no terminará el cierre hasta que obtenga $ 5 mil millones en fondos para el muro a pesar del impacto ambiental.

Así es como un nuevo muro fronterizo causaría estragos en el medio ambiente.

Las construcciones de vallas y muros, erigidos a lo largo de las fronteras internacionales en nombre de la seguridad nacional, tienen graves consecuencias no deseadas y significativas para la biodiversidad. Trouwborst et al. 2016, estudio Cercas fronterizas y sus efectos en grandes carnívoros, grandes herbívoros y biodiversidad – una perspectiva internacional del derecho de la vida silvestre. (Ingles).

En América del Norte, a lo largo de los 3200 kilómetros de la frontera entre EE. UU. y México, la construcción de cercas y muros durante la última década y los esfuerzos de la administración de Trump para completar un “muro continuo” en la frontera, amenazan a algunas de las regiones con mayor diversidad biológica del continente.

Las secciones ya construidas del muro están reduciendo el área, la calidad y la conectividad de los hábitats de plantas y animales y están comprometiendo más de un siglo de inversión binacional en conservación, sin embargo, la atención política y mediática a menudo subestima o tergiversa el gravísimo daño causado a la biodiversidad.

Hacemos un llamado a otros científicos para que se unan a nosotros y expresen su preocupación unificada por los impactos negativos de un muro fronterizo sobre la vida silvestre, el hábitat y la colaboración binacional en la conservación y la investigación científica“. Oxford Academic BioScience.

Los cinco mayores puntos identificados de conservación de ‘Borderlands’ identificados por ‘Defenders of Wildlife’.

A continuación, describimos tres formas en que la infraestructura de la frontera y las operaciones de seguridad que en lo  adelante, “el muro fronterizo” amenazan la biodiversidad.

El muro fronterizo pasa por alto las leyes ambientales

En 2005, el Congreso de los EE. UU. aprobó la Ley , que otorga al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) la autoridad para anular cualquier ley que demore la construcción del muro, incluida la Ley de ‘Especies en Peligro’ (ESA) y la Ley de Política Ambiental Nacional (NEPA) .

Con estas leyes marginadas, la construcción de muros continúa, sin la profundidad necesaria de un análisis de impacto ambiental, el desarrollo de estrategias alternativas menos dañinas, el monitoreo ambiental posterior a la construcción, la mitigación, la opinión pública y la búsqueda de soluciones legales. Desde 2005, el DHS ha emitido ocho exenciones en los cuatro estados fronterizos de EE. UU., Incluidos tres de la administración Trump, en 2017 para construcciones en California y Nuevo México.

El muro fronterizo daña las poblaciones de vida silvestre al eliminar, degradar y fragmentar los hábitats

Las fronteras de los Estados Unidos y México atraviesan seis ecorregiones (figura más arriba), que contienen tipos de vegetación que incluyen matorrales del desierto, bosques y bosques templados, praderas semidesérticas y llanuras, matorrales subtropicales, humedales de agua dulce y marismas. Estos entornos abarcan partes de una amplia zona de transición Nearctic-Neotropical y admiten una extraordinaria diversidad biológica.

Los  análisis científicos muestra que la frontera divide los rangos geográficos de 1506 especies nativas de animales terrestres y de agua dulce (n = 1077) y plantas (n = 429), incluidas 62 especies clasificadas como ‘En Peligro Crítico, En Peligro o Vulnerable’ por la Unión Internacional para la Conservación de Lista Roja de la Naturaleza (UICN). Los cinco puntos señalados de conservación de Borderlands identificados por Defenders of Wildlife representan áreas prioritarias de alta diversidad biológica e inversión binacional en conservación que están amenazadas por la construcción del muro fronterizo.

Llamado a la acción de los científicos (Oxford Academic BioScience)

Como administradores informados de la biodiversidad, aconsejamos con urgencia lo siguiente:

Primero, el Congreso de los Estados Unidos debe garantizar que el DHS (Departamento de Seguridad Nacional) siga los sólidos marcos científicos y legales de las leyes ambientales de los Estados Unidos, incluidas la ESA y la NEPA. Cualquier futura asignación para la construcción y las operaciones de la barrera fronteriza debe requerir el cumplimiento de todas las leyes ambientales y excluir su exención. En áreas donde el DHS ya ha emitido exenciones, hacemos un llamado al DHS para que realice análisis, mitigación y oportunidades para la participación pública según lo prescrito por todas las leyes ambientales pertinentes.

En segundo lugar, para cualquier construcción de barreras, muros u operaciones de seguridad, el DHS debe completar rigurosas inspecciones previas a la planificación y preimplementación para identificar especies, hábitats y recursos ecológicos en riesgo, y debe trabajar en estrecha colaboración con las agencias gubernamentales Mexicanas y Estadounidenses pertinentes, tribus, propietarios privados, la comunidad científica, y demás partes interesadas para recopilar dicha información.

Tercero, el DHS debe mitigar y cubrir lo más completamente posible cualquier daño ambiental que resulte de los proyectos. La mitigación debe incluir la eliminación de barreras físicas en lugares con alta sensibilidad ecológica, como los corredores transfronterizos o el hábitat crítico para las especies en peligro de extinción. Siempre que sea posible, las barreras fronterizas deben diseñarse para permitir la máxima permeabilidad de la vida silvestre, incluido el uso de barreras para vehículos en lugar de barreras para peatones. Cuando los daños a los recursos biológicos sean inevitable, el DHS debe implementar medidas de mitigación para garantizar que no haya pérdidas ambientales netas, como la compra o restauración de hábitats de reemplazo.

Cuarto, el DHS debe facilitar la investigación científica en las zonas fronterizas para complementar y ayudar a los esfuerzos de mitigación y evaluación ambiental. Esto debe incluir la capacitación de agentes de la Patrulla Fronteriza para que sean sensibles a la presencia de investigadores e información a los agentes de la Patrulla Fronteriza cuando científicos independientes trabajarán cerca de la frontera.

Instamos al gobierno de los EE. UU. a que reconozca y otorgue alta prioridad a la conservación del valor ecológico, económico, político y cultural de las fronteras de los EE. UU. y México. La seguridad nacional puede y debe ser perseguida con un enfoque que preserve nuestro patrimonio natural.

Oveja Borrego Cimarrón, Fotografía de Sam Antonio.

Un muro fronterizo podría impedir que la oveja borrego cimarrón peninsular en peligro de extinción, de un rango de hogar expansivo, viaje entre California y México.

Lobo Gris Mexicano., foto de Vichai Phububphapan / Getty.

A partir del 2016, solo 113 lobos grises mexicanos, vivían en los Estados Unidos.

Ocelote, especie de mamífero carnívoro, ‘Getty Images’.

De esas especies, el 17% estaría atrapado en un área de aproximadamente de 7,700 millas cuadradas o menos, lo que elevaría su riesgo de extinción, de acuerdo con las directrices de la UICN (International Union for Conservation of Nature),  según el estudio, publicado en BioScience Journal en julio de 2018, algunas de estas especies en riesgo incluyen el Jaguar y el Ocelote.

Un muro fronterizo también cambiaría el flujo de los principales ríos

Dejando de lado los impactos ambientales y la posible extinción de especies en la vida silvestre, el muro fronterizo propuesto por Trump, también podría impactar los flujos y movimientos cotidianos de tres ríos principales y sus afluentes.

Río Grande, frontera México EE.UU. foto Deb Snelson/Getty Images.

El muro necesitaría dividir en dos los ríos, Río Grande, Colorado y Tijuana. Bob Irvin, presidente del grupo ambientalista American Rivers, dijo a News Deeply que entre 100 y 500 ríos y arroyos se verían afectados.

El muro “sin duda cambiará el flujo de esos ríos y arroyos, y también perjudicará la calidad del agua en ellos“, dijo.

Irvin agregó que “cuando cambias el flujo de un río, estás cambiando los mecanismos naturales de limpieza de ese mismo río y por lo tanto, puedes ver una acumulación de contaminantes, tanto sólidos como químicos, como resultado de eso“.

LeoNOTICIA.

 

Entradas relacionadas