El sello de la CIA en el lobby de su cuartel general en Langley.

Los registros desclasificados revelan el esfuerzo clandestino para asesinar a disidentes en el extranjero.

WASHINGTON. – Con la amplia bendición de una CIA empeñada en frustrar la expansión soviética, las juntas militares sudamericanas formaron una unidad especial encargada de ir a Francia y otros lugares al extranjero para exterminar a los líderes de la oposición de izquierda.

Si bien la cooperación de las dictaduras militares fue ampliamente conocida, los detalles sobre esta unidad especial, llamada Teseo, no se conocieron, hasta la liberación este viernes de los 7,500 documentos oficiales, desclasificados por los Estados Unidos, que se compartieron con Argentina y el mundo.

El presidente Donald Trump, le había prometido a su homólogo Argentino, Mauricio Macri, que se compartiría el tercer y último tramo de documentos de los Estados Unidos, lo que puso fin al proceso que comenzó bajo el mandato del Presidente Barack Obama, para poner a disposición del público documentos sobre un período oscuro en la historia de los Estados Unidos. En total, se desclasificaron aproximadamente 47,000 cables militares, diplomáticos y de inteligencia estadounidenses pertenecientes a la junta militar argentina.

La publicación de registros constituye la mayor desclasificación de los registros del gobierno de los Estados Unidos directamente a un gobierno extranjero en la historia“, dijo una carta del presidente Trump a Macri que acompaña a la publicación. “Mi esperanza es que el acceso a estos registros proporcione información al pueblo de Argentina para ayudar en el proceso de curación“. Los detalles sobre la unidad especial de asesinato, llamada Teseo, estaban contenidos en documentos de la CIA con fecha de mayo de 1976, parte de un lote de documentos entregados el viernes que tenían que ver con la Operación Cóndor.

Fue un esfuerzo clandestino impulsado por el dictador chileno Augusto Pinochet, que orquestó involucrando a gobernantes militares en Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay y Bolivia.

Uruguay integró el plan que denominaron “Teseo” e implicaba una participación mensual de 10.000 dólares y cinco personas mínimo por país.

En una reunión de la Operación Cóndor del 31 de mayo al 2 de junio de 1976 en Santiago, Uruguay acordó operar de forma encubierta en París con los Argentinos y los Chilenos en contra de la JCR [Junta Revolucionaria Revolucionaria] y otros terroristas“, dijo el memorando secreto de la CIA, subrayando El documento fue “para no ser reproducido“.

El memo continuó diciendo que la CIA recibió información preocupante de que los países participantes enviaron a posibles asesinos a Argentina durante dos meses de entrenamiento de septiembre de 1976, pero no estaba claro si el equipo fue enviado a Francia para realizar asesinatos.

El objetivo de la Operación Cóndor, era sofocar la expansión del comunismo expansionista Cubano y Ruso, mediante el asesinato regional en todo el hemisferio Sur. El resultado final fue un reinado de terror donde decenas de miles de izquierdistas sudamericanos, reales o percibidos, fueron asesinados por regímenes desde mediados de los años setenta, hasta mediados de los ochenta.

En Argentina el período llegó a ser conocido como la Guerra Sucia. La inteligencia de los Estados Unidos inicialmente apoyó los esfuerzos de Operación Cóndor, pero más tarde llegó a verlo como problemático debido a los abusos generalizados contra los derechos humanos..

El documento sobre Teseo, en español para el mítico rey griego Theseus, subraya cómo las agencias de inteligencia estadounidenses que inicialmente apoyaron los regímenes militares en América Latina se preocuparon, especialmente después de la elección del presidente Jimmy Carter y destacados legisladores como el senador demócrata de Idaho, Frank Church, quien buscó hacer los derechos humanos una piedra angular de la política exterior estadounidense.

Las audiencias dirigidas por Church, también revelaron que el FBI había espiado al líder de los derechos civiles Martin Luther King y otras prominentes figuras culturales. Posteriormente se aprobaron leyes para prohibir la participación de los Estados Unidos en asesinatos extranjeros y el espionaje aleatorio de ciudadanos estadounidenses.

Estos documentos llenan los principales agujeros históricos en la historia de la Operación Cóndor y lo que la CIA sabía al respecto“, dijo Peter Kornbluh, autor y director de los proyectos de documentación de Cuba y Chile del Archivo de Seguridad Nacional. “Nos permite comprender el fracaso de la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos para detectar y disuadir el plan terrorista internacional para asesinar a Orlando Letelier y Ronni Karpen Moffitt en Washington, D.C.“.

En información para la Prensa N°: 143/19, la Cancillería Argentina publicó;
El 12 de abril de 2019, en una ceremonia realizada en el edificio de los Archivos Nacionales (National Archives) de la ciudad de Washington, el Gobierno de Estados Unidos entregó a nuestro país nueva documentación desclasificada producida por Agencias de Seguridad e Inteligencia, relacionada con la última dictadura cívico-militar en la Argentina.

Se trata de la cuarta entrega del Proceso de Desclasificación iniciado en 2002 e intensificado desde 2016 gracias a gestiones de la Argentina, tras un largo período de diálogo entre esta Cancillería y el gobierno estadounidense, en lo que se resaltó como la mayor entrega a otro Estado de documentos desclasificados en cuanto a su volumen.

El acto de entrega estuvo a cargo del titular de los Archivos de Estados Unidos (Archivist of the United States), David Ferriero, en tanto que el Ministro de Justicia y Derechos Humanos Germán Garavano y el Embajador argentino Fernando Oris de Roa recibieron la documentación por parte de la Argentina.

Durante el proceso previo a la entrega, la Comisión sobre Memoria Histórica de esta Cancillería, junto a organismos de derechos humanos y otras instituciones públicas, mantuvo contactos fluidos con el gobierno estadounidense. En el marco de este Proceso de Desclasificación participaron más de 16 agencias de seguridad e inteligencia.

Asimismo, el Gobierno de Estados Unidos se encuentra trabajando en la publicación de un único portal web en el que se desarrollará a futuro un trabajo de clasificación para facilitar el acceso a los documentos.

La Argentina expresa su reconocimiento al Gobierno de Estados Unidos por su colaboración en la desclasificación y entrega de documentación que redundará en un valioso aporte al proceso de Memoria, Verdad y Justicia.

LeoNOTICIA.