Bandera Venezuela.

Un trabajo de Phil Stewart para Reuters

WASHINGTON, (Reuters) – Mientras Estados Unidos continúa su mayor esfuerzo diplomático en América Latina en años para tratar de derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro, el ejército de Estados Unidos se está enfocando en un subproducto de la crisis: el fortalecimiento de los rebeldes colombianos a ambos lados de la frontera venezolana.

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos que supervisa las fuerzas estadounidenses en América Latina, dijo a la agencia de noticias Reuters, que Estados Unidos esta enfocado su atención en los rebeldes y había aumentado el intercambio de información con funcionarios colombianos.

Los funcionarios estadounidenses ven una amenaza creciente, tanto del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia como de las facciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se niegan a adherirse al acuerdo de paz del 2016 para poner fin a cinco décadas de guerra civil.

Estados Unidos cree que los rebeldes están aprovechando la crisis de Venezuela para ampliar su alcance en ese país y el alcance de las actividades ilegales de larga data, incluido el narcotráfico.

Nuestro principal papel al trabajar con nuestros socios colombianos es ayudar a compartir la inteligencia. Lo que sabemos, lo compartimos“, dijo Faller cuando se le preguntó si el intercambio de inteligencia sobre los rebeldes había aumentado a medida que la crisis de Venezuela se agudizaba, Faller respondió: “Absolutamente“.

Los riesgos y la presencia de los insurgentes en ambos lados de la frontera entre Colombia y Venezuela, agregan otro nivel de complejidad a la crisis en Venezuela, donde el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa para desplazar a Maduro de su cargo.

Los funcionarios de los Estados Unidos han enfatizado de manera uniforme el uso las herramientas diplomáticas y económicas para acelerar la salida de Maduro, como las sanciones, pero Faller reconoció que los militares de los Estados Unidos estaban listos para brindar otra ‘opción’ si fuera necesario. Al mismo tiempo, señaló que “ningún aliado de los Estados Unidos en la región estaba de acuerdo una solución militar a la crisis en Venezuela“.

Jeremy McDermott, un experto con sede en Colombia sobre las insurgencias y co-fundador del grupo de expertos Insight Crime, dijo que creía que los insurgentes colombianos operaban en Venezuela con la bendición de Maduro.

Mi trabajo es estar listo, estar al tanto de todo, en todo momento. Pero hemos estado hablando con nuestros socios y aliados y ninguno, ninguno, cree que una opción militar es una buena idea“, dijo Faller. A medida que la crisis de Venezuela se profundiza, los Estados Unidos acentúan el enfoque en la amenaza de los rebeldes de Colombia.

Si los estadounidenses invadimos o si Colombia promueve una intervención militar en Venezuela, entonces ellos podrían recurrir a una fuerza insurgente con más de 50 años de experiencia en combate“, dijo McDermott.

LeoNOTICIA.