Johnny Arrendel.
Por Johnny Arrendel

La consigna es una formula breve que resume un proyecto político y es también la orden o línea bajada desde la torre o liderato para ser asumida por los militantes.

El eslogan tiene otra connotación, es más marketing que propaganda política, se acerca más a la intención de colocar un producto que a vender ideas.

Juan Bosch, maestro de la política en República Dominicana, cuidaba celosamente ese aspecto de la propaganda y de la movilización de masas.

Aleccionaba a los  cuadros, activistas y dirigentes medios del Partido de la Liberación Dominicana a vigilar que las consignas a levantar en las actividades de la organización estuvieran bien formuladas y dirigidas.

En ese proceso de inicio y arranque del PLD surgieron consignas que se quedaron en el historial partidista dominicano por su sonoridad, creatividad y potencial de arrastre.

Unas fueron producto de la mente ingeniosa de Juan Bosch y otras nacieron sobre la base de la creatividad de las bases peledeistas.

Cantos como:, “Luchar, vencer, el PLD al poder”, y “Ser peledeista es ser un soldado, consciente, valiente y disciplinado”, fueron de las de mayor impacto.

Atención, Bosch Insistía en que la calidad de una consigna está ligada indisolublemente, a su vez, a la calidad de la propuesta política que la sustenta.

De las actividades proselitistas del PLD surgieron  consignas que bajo la directriz de Bosch fueron asimiladas e incorporada por todo el partido.

Tales fueron los casos de cantos creados por simpatizantes del PLD como, “A comer barato, con Juan Bosch, a comer caliente, con Juan Bosch”, “vamos pa lante, con Juan Bosch, vamos pa’ lante, pal poder” y “El PRD nos engañó, por eso estamos con Juan Bosch“.

Pero otras, cantadas también por gente del pueblo en marchas del PLD, fueron inmediatamente bloqueadas por Don Juan por su baja calidad: “El que quiera silla que se busque un block, que la del Palacio es la de Juan Bosch

Imaginen, el PRD, en la oposición frente al presidente Joaquín Balaguer , igual que el PLD, se desgarraba entre 1986 y 1990, en luchas internas, donde seguidores de uno y otro líder se decían: “Peña, bembú, aquí no ganas tú“, y los del otro bando respondían: “Jacobo, buchú, aquí no ganas tú“.

Sin dudas, la rigurosidad en la elaboración de las consignas ayudó al PLD a crecer de manera sostenida

Y si ratificamos la doctrina de Bosch, de que las consignas reflejan la calidad de una corriente política, podemos extrapolar a la presenge coyuntura.

La corriente que encabeza Leonel Fernández ha levantado dos consignas impactantes y efectivas, como son “No hay marcha atrás” y “Yo voy”.

De su lado, el oficialismo, hasta el momento, y a pesar de los afanes de promover la repostulacion de Danilo Medina, restringida por la Constitución, no ha logrado articular un solo eslogan o consigna que sintétice el proyecto.

LeoNOTICIA.