El Papa Francisco reconoce, por primera vez, el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes.

En febrero pasado, el Papa Francisco reconoció los sucios secretos de larga data en la Iglesia Católica Romana: el abuso sexual a monjas por parte de sacerdotes.

(npr.org) Un tema que durante mucho tiempo se había mantenido en secreto, pero en la era #MeToo, ha surgido el movimiento #NunsToo, ahora el abuso sexual se divulga, denuncia y discute más ampliamente.

El muro de silencio del Vaticano, se rompió por primera vez en Women Church World, un suplemento del diario oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, luego que se divulgara en un artículo en la edición de febrero, la editora Lucetta Scaraffia, profesora de historia, Madre y Feminista, reconoció y atribuyó el abuso de mujeres y menores a la cultura clerical del sacerdocio todopoderoso. La pieza está basada en cientos de historias contadas por las mismas monjas monjas.

Un trabajo anterior en inglés de npr.org El Papa Francisco reconoció, por primera vez el abuso sexual de monjas por parte de sacerdotes.

El Papa Francisco ha dado la interpretación más fuerte y radical de esta crisis: “no es, dice, una cuestión de caer en las tentaciones de la carne, de los pecados sexuales, sino de un abuso de poder, un abuso que nace de una interpretación pervertida del papel sacerdotal“, que surge de un mal que él ha llamado clericalización, Lucetta Scaraffia en L’Osservatore Romano.

El Vaticano comentó sobre los primeros comentarios del Papa Francisco, sobre el abuso sexual a monjas por parte de sacerdotes como Es muy difícil para una monja informar que ha sido violada por un sacerdote“, dice Scaraffia, debido a la mentalidad de que, en el sexo, las mujeres no siempre pueden decir que no.

Estas monjas, a veces creen y se sienten que son las culpables por haber seducido a ese hombre santo para que cometiera pecado“, dice, “porque eso es lo que siempre se les ha enseñado (obediencia)“.

Agregando al trauma, dice, las monjas violadas que quedan embarazadas, se convierten en parias de sus respectivas órdenes. “Estas mujeres pobres se ven obligadas a dejar su orden y vivir solas criando a sus hijos sin ayuda“, agrega “A veces se ven obligados a abortar, pagados por el mismo sacerdote (responsable) ya que las monjas nunca tienen, ni manejan dinero“.

La hermana Catherine Aubin, una monja Dominica Francesa, que enseña teología en la Pontificia Universidad de Santo Tomás en Roma, dice que el abuso es el resultado de la dominación masculina en el liderazgo de la iglesia. “El Vaticano es un mundo de hombres“, dijo. “Algunos verdaderamente son hombres de Dios. Otros han sido arruinados por el poder. La clave de esconder estos secretos y el silencio es … el abuso de poder, una escalera de la carrera hacia el mal“.

Aubin, quien también trabaja en Women Church World, describe el tratamiento de las mujeres dentro del mundo del Vaticano masculino de esta manera: “No somos observadas, somos invisibles, ignorados y no respetadas”

El primer informe extenso sobre el abuso de mujeres en la iglesia fue en 1994 por la hermana Maura O’Donohue, una monja irlandesa. Su informe cubrió más de 20 países, principalmente en África, Irlanda, Italia, Filipinas y Estados Unidos.

En el informe, O’Donohue, quien murió en 2015, relacionó el abuso sexual de monjas en África con la epidemia de SIDA: se consideraba que las hermanas religiosas tenían menos probabilidades de transmitir el virus.

Citó un caso de 1988 en Malawi, donde un obispo despidió a los líderes de una orden religiosa de mujeres porque se quejaron de que 29 sacerdotes locales habían dejado embarazadas a varias monjas. También informó que un sacerdote hizo arreglos para que una monja abortara; La monja murió durante el aborto, y el misno sacerdote ofició en su funeral.

O’Donohue informó a los funcionarios del Vaticano sobre sus hallazgos, pero el documento fue archivado. Su contenido no fue publicado, sino hasta 2001 por el National Catholic Reporter, que también publicó otro informe, de 1998, titulado “El problema del abuso sexual de los religiosos africanos en África y en Roma“.

LeoNOTICIA.