Instalación Sincrotrón Sirius en Brasil. Foto Sebastiao Moreira / EPA-EFE / Shutterstock.

La decisión podría descarrilar proyectos de investigación multimillonarios, como el sincrotrón Sirius, según publica la revista Nature.

(Nature) Los investigadores y científicos en Brasil alarmados y han advertido al gobierno del presidente Jair Bolsonaro, luego de su anunció a fines del mes pasado que había congelado el 42% del presupuesto del Ministerio de Ciencia y Comunicaciones (MCTIC) del país.

La decisión ya es especialmente dolorosa debido a que el ministerio de ciencia ya estaba luchando con un presupuesto entre los más bajos en 14 años.

El Congreso de Brasil aprobó 5,1 mil millones de reales (US $ 1,45 mil millones) para el MCTIC en 2019; La congelación anunciada el 29 de marzo, deja al ministerio con solo 2.900 millones de reales por el resto de este año.

A menos que los funcionarios del gobierno liberen algunos fondos congelados, las agencias que operan en dependencias del MCTIC, como el Consejo Nacional para el Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), la principal agencia de financiación de la investigación de Brasil, podrían quedarse sin efectivo en julio.

El gobierno intentó recortar el presupuesto del MCTIC en un 44% en 2017, pero luego les desembolsó parte del dinero ese año.

La congelación paralizará el desarrollo científico y tecnológico de Brasil si el gobierno no lo revierte, dijo la Academia Brasileña de Ciencias y otras cinco sociedades científicas en una declaración el 1 de abril. “Llevará muchas décadas reconstruir la capacidad científica y de innovación del país“.

Aún no está claro cómo afectará la congelación a cada una de las agencias de MCTIC y sus 16 institutos de investigación federales, pero el 29 de marzo, el gobierno anunció una congelación de fondos de casi el 80% de los gastos del ministerio en infraestructura, incluida su nueva instalación del Sincrotrón Sirius en Campinas, que los físicos esperan usar para estudiar la estructura de la materia.

Los científicos están al borde, temiendo proyectos retrasados, esfuerzos de investigación malgastados, pérdida de competitividad y una fuga de cerebros.

LeoNOTICIA.