Frontera Malasia, foto REUTERS.

Martes 7 de marzo 2017. (Agencia Telegráfica Central de Corea, REUTERS, AP).

 

⁠⁠⁠

KUALA LUMPUR, Malasia. – Corea del Norte habria emitido una prohibición a los ciudadanos malayos salir de sus fronteras.

Malasia, en una acción de ‘RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA’, siguió el ejemplo hoy martes, prohibiendo a los ciudadanos de Corea del Norte, la mayoría, diplomáticos y funcionarios, abandonar el país y colocando a los ciudadanos de ambos países, en una especia de peones , en la batalla diplomática que rodea la investigación sobre la extraña muerte del hermano norteamericano Kim Jong Un.

Las medidas vienen a poner las relaciones entre los dos países en una cotización de grave tensión por el envenenamiento de Kim Jong Nam en una concurrida terminal de aeropuerto en Kuala Lumpur el 13 de febrero.

Esta es una forma DIFERENTE a las práctica diplomática normales“, dijo Lalit, Mansingh, un experto en temas diplomáticos y politólogo, con sede en Nueva Delhi y de larga data, sobre la decisión de Corea del Norte. “No recuerdo nada similar en los últimos años, ver ciudadanos comunes ser afectados y envueltos en un enfrentamiento diplomático de esta magnitud”.

En repuesta, el primer ministro malayo, Najib Razak, anuncio hoy martes que Corea del Norte “efectivamente está manteniendo a nuestros ciudadanos como rehenes“. En respuesta, Malasia ha prohibido a los ciudadanos norcoreanos abandonar su territorio.

Asimismo, se reporta que la Policía malaya ha clausurado la Embajada de Corea del Norte.

Las autoridades Malayas está buscando a siete sospechosos norcoreanos y se cree que tres de ellos, incluido un funcionario de la misma ambajada, de Corea del Norte, todavía están en Malasia. Khalid Abu Bakar, jefe de la policía nacional de Malasia, dijo que los tres probablemente están escondidos en la embajada.

No atacaremos la embajada”, dijo Khalid-. “… Esperaremos, esperaremos, y si tardamos cinco años esperaremos afuera. Definitivamente alguien tendrá que salir algún día“.

LeoNOTICIA