Robert Schellenberg, ciudadano canadiense condenado a pena de muerte en China. Foto Reuters.

Un trabajo de Michael Martina, Philip Wen y David Ljunggren.

BEIJING / OTTAWA, (Reuters) – China denunció éste martes a Canadá por sus comentarios “irresponsables” luego de que el primer ministro canadiense Justin Trudeau, acusara a China de “arbitrariamente” condenar a muerte a un canadiense por tráfico de drogas, agravando las ya frías relaciones.

China niega “arbitrariamente” condena a muerte a canadiense, Abogado de canadiense dice que apelará, dice evidencia insuficiente y Naciones Unidas dice que la pena de muerte solo debe ser por asesinato intencional, Canadá pide formalmente clemencia para su ciudadano condenado.

Horas más tarde, en un aparente intento por aliviar la tensión, la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, habló de los “vínculos muy importantes y de larga data” entre las dos naciones.

Ambos países han estado enfrentados desde principios de diciembre, cuando la policía canadiense arrestó a Meng Wanzhou, director financiero de Huawei Technologies Co Ltd [HWT.UL], en una solicitud de extradición de los EE. UU. Como parte de una investigación sobre presuntas violaciones de las sanciones comerciales de los EE. UU.

Días después, China detuvo a dos canadienses bajo sospecha de poner en peligro la seguridad del estado.

La sentencia de muerte de éste lunes al ciudadano canadiense Robert Schellenberg, por el contrabando de 222 kg de metanfetaminas se convirtió en la última presión sobre los lazos de ambos países.

LeoNOTICIA.