Freddy Terrero (Titin).

Ahora veo como pasan por este mismo cielo
las nubes y el aliento de América grito y me elevó y camino en el tiempo como el árbol que crece y come de la tierra la vivencia y la historia de su dolor constante.

Despierto entre las hojas resecas del otoño escucho paso a paso el viento que se cuela
por las puertas del odio, por las cárceles viejas el terror en los ojos de los desamparados.

Ahora los veo llegar, conscientes, aguerridos como lienzo que cubre la montaña y flota en todo el valle, como estrellas radiantes y precisas en la imaginación de lo posible, en la fragua caliente de la sangre.

La llama prende vuelo en la conciencia al sol los perseguidos, la voz de mil panfletos retumba en las paredes de cemento y mordaza.

Están aquí, sembrando el viejo surco de la gloria, en mi mano no bastan los que rezan a la hora precisa ya entonaron su canto los de la libertad y la vieja utopía de tierra liberada.

Los que se entregan a la patria digna y lavan sus heridas y sus llagas los que mueren por ella, los que llegaron a combatir el mal y la ignominia.

¡Los hombres y los niños elegidos, los soldados de la Raza Inmortal, los de la Patria, los de Junio del 59!

Freddy Terrero (Titin) 1964.