Maxciel Pereira dos Santos, asesinado a tiros.

Un funcionario del gobierno brasileño que pasó más de una década trabajando para proteger a los pueblos indígenas en la Amazonía de los madereros, mineros y otras amenazas a su forma de vida ha sido asesinado.

Maxciel Pereira dos Santos recibió dos disparos en la cabeza frente a su familia en una ejecución aparente, según un sindicato que representa a dichos trabajadores, informó telegraph y otros medios de Brasil.

Vista aérea de un área de tala ilegal en la selva amazónica durante un sobrevuelo de activistas de Greenpeace en 2014 CRÉDITO: RAPHAEL ALVES / AFP.

Santos había pasado más de 12 años trabajando para Funai, la ‘National Indian Foundation’, que es un organismo gubernamental brasileño que defiende los intereses de los pueblos indígenas.

Según los informes, recibió un disparo mientras viajaba en una moto por una calle principal de Tabatinga, ubicada en las profundidades de la selva amazónica en la frontera de Brasil con Colombia y Perú.

Funcionarios de INA, un sindicato que representa a los trabajadores de Funai, afirmaron que el Sr. Santos fue asesinado en represalia por trabajar en la reserva Vale do Javari, que tiene la concentración más alta del mundo de tribus indígenas no contactadas.

LeoNOTICIA.